Skip to content

Consagrados a y en Cristo… no cristianos –

Los tiempos de cambio y verdad que vivimos, en donde los hechos manifiestan avisos y advertencias por doquier, no nos pueden sorprender en medio de la ambigüedad y la tibieza.


Somos Consagrados a y en Cristo: el Cristo Vivo que gobierna sobre Los Suyos; el Cristo Victorioso que en los Tres Días de los Hechos de Salvación cambió la Ley de Vida de los Hombres; el Cristo Dios que conduce al Padre Creador; el Cristo Uno con el Magisterio de la Madre Sabiduría (Espíritu Santo); el Cristo de la Gracia que venció al pecado y liberó al Hombre de la mácula de la Caída; el Cristo que está por venir por segunda vez cuán Dios de los Hombres y de los Ángeles, y ya no en la Carne, sino en su plena potestad divina; el Cristo Vivo que habla, razona y se relaciona con su Sacerdocio: un Sacerdocio de nuevo tipo que no constituye institucionalidad mundana para cosas del Mundo, un Sacerdocio del Altísimo según el Orden de Melquisedec.

Consagrados a Cristo: por opción, conciencia y voluntad de Fe; para servir al Plan del Creador cuan Hijos de Dios, discípulos del Cristo Vivo y adeptos esmerados en la formación del Magisterio de la Madre Sabiduría (Espíritu Santo); bajo obediencia a Su Camino de Consagración y la Ley de JesúsCristo para los Consagrados… medios de progreso espiritual por los cuales la persona va estableciendo Su Relación Personal con el Cristo Vivo.

Consagrados en Cristo: porque Cristo no vive fuera del Espíritu ni se halla separado del Hombre y su Fe, sino que el Cristo Vivo es quién Vive en el Consagrado. No hay Cristo Vivo que pueda ejercer gobierno de Virtud en el Hombre sin que éste Viva en el Hombre. Cuando el Hombre separa su Ser del Cristo en el cual proclama creer, y al cual acude en su aflicción, y en uso de un tipo de sacerdocio eclesiástico aduce representación… está renegando del Cristo Vivo y niega a Dios la autoridad para guiar la vida del sujeto… entonces surge la libertad para pecar. Cristo y el pecado son incompatibles. Declarar que una institución religiosa, que tiene por cabeza de fe a JesúsCristo, es pecadora, que está sumergida en el pecado o es un cuerpo pecador… es apostasía, es una postura anatema y por lo mismo: o vive el pecado o vive Cristo, ambos no pueden convivir en el mismo cuerpo. La creencia en aberración no tiene a Cristo… y solamente en el arrepentimiento verdadero y en el perdón definitivo y restaurador el aberrante recupera a Cristo. No puede convivirse con la enfermedad y considerarse sanos. Consagrarse en Cristo es aceptar que Cristo nos viva (y ya no vivir nosotros para el Mundo y para el ego…) esa Vida conduce a la luz del Padre.

No cristianos: porque el cristianismo es ya una doctrina bien asentada en la negación de La Gracia, pues en su mayoría insiste en la postura apostata de una supuesta salvación por la muerte en la cruz, por el martirio de Jesús, y por ende, en que Él tomó los pecados del Mundo, pero que igual seguimos siendo pecadores, y el pecado prosigue su principado predominante e incontrastable entre los Hombres. No hay en la doctrina de la cristiandad, ni ahora y mucho menos durante los 20 siglos pasados, una claridad sobre el Hecho de la Resurrección y su trascendente significado para el Hombre ante la muerte. Se ha mantenido al creyente bajo el yunque de la culpa, del dolor necesario, del sufrimiento purificador, del pecado que nunca es derrotado, de la tutela eclesiástica y un sinfín de gestos rituales inútiles, muchos de ellos paganos y hasta nacidos del folklore y la superstición. Cuan reacción a este estado de cosas se alzó la reforma, cuyos resultados doctrinarios cambiaron el yunque viejo por una nuevo: la sujeción de Dios a un libro, el encadenamiento de la Divinidad a la interpretación de un texto único, el bozal del Hombre para la Voz de Dios… el cual nunca más podría hablar sino por La Biblia. Todas las corrientes del cristianismo han colocado a la iglesia como madre, esposa, magisterio y autoridad sobre la fe y las formas de fe en el Hombre. Han usurpado la autoridad del Cristo Vivo, y han colocado un sacerdocio intermediario entre el creyente y Dios. La historia de la cristiandad está repleta de atrocidades, de incoherencias, aberraciones y de participación política en la repartición del poder mundano. Han surgido las ‘iglesias de la abundancia’ que niegan el valor cristico de despojarse de las ansiedades de riqueza material en el Mundo, y empujan a los creyentes por una supuesta fe de la riqueza en dinero que proviene de hacer rico a sus pastores. Y es parte de la historia del cristianismo que se hayan violado todos los preceptos de los Apóstoles, como las advertencias de Pedro sobre el matrimonio, y el contenido de las cartas de Pablo en Romanos y Hebreos.

No somos cristianos porque no nos hacemos parte de la historia del cristianismo, ni aceptamos sus incongruencias. Reconocemos que hombres y mujeres han llegado a la santidad perteneciendo y haciendo parte del cristianismo, pero los hechos verídicos y verificables también nos muestran que estos varones y estas mujeres se han hecho santos y santas por propia Fe, y no por pertenencia eclesiástica, y en no pocas circunstancia, y casi siempre, yendo en contra de lo instituido en la propia iglesia. Porque no creemos en -no fomentamos- la supremacía de la iglesia sobre la fe del creyente, y por mandato del Cristo Vivo nunca alzaremos iglesia alguna o institución mundana al estilo de éstas. Porque negamos toda autoridad espiritual al sacerdocio que repite el estilo, forma y contenido del sacerdocio abolido por Cristo, y que es y ha sido una burda restauración del sacerdocio bajo la Ley Antigua. Porque no participamos de la doctrina apostata que realza la muerte y el martirio cuan elementos de salvación y tenemos como sustento revelado por el Cristo Vivo los Hechos de los Tres Días como los eventos de Cambios que realmente entregan Salvación al Hombre. Porque no encerramos a Dios en un libro, pues siendo Dios nunca podrá ser encadenado por la necesidad y la necedad del Hombre… y tomamos al Antiguo Testamento del pueblo Hebreo como un Testimonio de la relación de Dios con la estirpe Cainita de Judea, y distinguimos en éste la acción de los profetas como la presencia de la Estirpe de Abel, los Santos, que anunciaban y preparaban los Hechos de Salvación que conduciría y llevaría a cabo el Dios de los Hombres y de los Ángeles, JesúsCristo. Mas, venido el Cristo (sucedido el Cambio en los Tres Días; Restaurado en secreto el Orden de Los Suyos (otro redil) en los 40 días posteriores; Ascendido a su Lugar Santo de Siempre, y abierta la Dispensación de Sabiduría del Magisterio del Espíritu Santo…) la vieja condición, la Antigua Ley, pasó, caducó, quedó superada por la Nueva Ley de Vida. Por lo mismo, los Evangelios conocidos y los contenidos del Nuevo Testamento son y hacen parte de la Ley de JesúsCristo, y esa Nueva Ley no puede ser aplicada baja la antigua jurisdicción del Tiempo pasado. Porqué al suceder los Hechos de Salvación se abrió una Nueva Ley de Vida, y la anterior quedó obsoleta, no por abolición, sino por elevación. Por ende, considerar ‘La Biblia’ como un texto uniforme, sin distinción de dos tiempos y dos leyes, y además como la ‘única palabra de Dios’ es una doble soberbia: porque niega la Autoridad del Cristo Vivo y su Ley de Vida; porque niega a Dios su Potestad de relacionarse con otros pueblos, con todos los Hombres, y además lo encierra en un solo libro desconociendo la autoridad de Dios para hablar y revelar cuánto libro y mensaje Él considere en su calidad de Dios. Y según esto: consideramos que todo Hombre de Fe puede acceder a La Sabiduría por medio de su Espíritu en Oración al Padre, entregándose a la conducción de Cristo y obteniendo así Magisterio del Espíritu Santo; es decir: el creyente requiere guía y orientación para pasar de la fe de esperanza a la Fe que mueve montañas, y de la creencia genérica, a la Certeza definitiva; o sea, el creyente debe ser conducido a su conciencia y a su vivencia espiritual. No concordamos y repudiamos el uso instrumental y perverso de la alegoría del pastor y la oveja, la cual la apostasía ha convertido en siglos de indigno pastoreo de Hombres para propio beneficio, y han arrinconado a la gran masa de creyentes a la ignorancia y sumisión del becerro fácil de manejar, manipular y engañar. Ni pastores humanos ni ovejas sin discernimiento: hombres y mujeres ¡PERSONAS! En relación con su Dios Vivo. JesúsCristo, el Verbo Dios, es pastor superior y justo, y sus discípulos conscientes y entregados somos cuan ovejas ante su Poder y Potestad. Pero jamás un Hombre puede pastorear a otro Hombre y al final poseerlo en la esclavitud de su supuesto poder y autoridad: eso es diabólico.

Dejamos al cristianismo sus propias complejidades y luchas. Nosotros no somos parte de ése cristianismo, ni somos eclesiásticos, ni proponemos una religión que dé al Hombre sustento filosófico o razón de pertenencia mundana o ideológica. Nuestra propuesta y vivencia es espiritual y de conversión espiritual.

Nuestra crítica a las iglesias no son abstractas, sino bien concretas, y sobre todo nacen de un Mandato: declarar ante los Hombres al Cristo Vivo y nunca callar ante la apostasía que conduce al creyente hacia cristos inexistentes y dioses de este mundo. No competimos (bajo ningún aspecto) para ser una mejor iglesia, porque no lo somos ni nunca lo seremos. No queremos masas de creyentes siguiendo a nuestro sacerdocio: tenemos por misión consagrar creyentes y sí sellar una masa enorme de sacerdotes de Cristo… Porque en el nuevo sacerdocio del Cristo Vivo: todo bautizado es sacerdote, y todo varón y mujer debe ejercer el nuevo Sacerdocio del Cristo Dios. Menos pretendemos obtener favores del Mundo, ni dinero, ni poder mundano: somos y debemos ser Discípulos del Cristo que nos enseña a estar en este Mundo pero no ser del sistema del Mundo.

Nuestro testimonio: no nosotros llegamos a Cristo: Cristo vino a nosotros. Nunca conocimos a otro Cristo sino al que vino en forma tangible y perceptible, con Voz, con raciocinio que pudimos entender, con Mandato sólido y Presencia irrefutable. No lo buscábamos por religión, o por la Biblia, o por costumbre cultural: simplemente pedimos conocer al Dios Verdadero. Cansados de tanta razón y teología, interpretación e incongruencias entramos en Oración y Meditación, sin lecturas, sin escrituras, sin condiciones ni condicionamientos, y con corazón dispuesto, mente abierta y Espíritu vivo demandamos que fuese Dios, el Dios que Es, aquel que se manifestara de alguna manera para escapar de tantos dioses que el Hombre dice representar y que defiende incluso con odio y violencia. Entonces, para gran sorpresa y estupor, vino el Cristo Vivo, el Cristo Dios, el Cristo que Gobierna… No conocemos otro Cristo. A este único Cristo – que nos habla y dirige- nos Consagramos. Nadie nos enseñó a Cristo… Él se nos presentó cuan Cristo de Victoria, y desde entonces, hace 19 años ya, Él es nuestro Sumo Sacerdote.

Nos dijo el Cristo Dios: ‘no Uds. den testimonio de vuestra Consagración y verdad… Yo Soy el Testimonio y daré razón y palabra sobre quienes son Mis Discípulos’

Entonces, no litigue en su mente y corazón con y por nuestras palabras, ni crea por apreciación intelectual o coincidencia de ideas, sino que Ore Ud. en soledad ante el Padre en Nombre de JesúsCristo y pida Sabiduría al Espíritu Santo, y ore en paz, ore en quietud y entregue autoridad a Dios, y desate sus nudos ante los juicios del Altísimo, y entregada su persona a los designios de Dios que Habla… abra su Evangelio y lea allí donde por primero caigan sus ojos. Eso que lee, eso somos, y tal es el Testimonio que habla por los Suyos. Pero Ore en paz: la paz de Cristo es la espada que divide la realidad de aquello que es parte de este Mundo, y pasa, pasará, se esfumará… y esa realidad vital que no es de este Mundo, y nunca pasará, y perdurará.

One Comment leave one →
  1. Edición GF permalink
    julio 18, 2011 5:32 pm

    Amigo creyente, Rubén: espero haya leído Ud. con calma y espíritui no solamente este artículo, sino otros que complementan nuestra postura de Consagración. Asumimos ignorancia en las cosas de Dios, porque el día que alguien crea saber lo de Dios al total y en absoluto, ese será el día en que el Anti Cristo se declare tal., pues solamente el Anti Cristo puede alzarse como ‘sabedor absoluto de Dios’. Nadie puede saber todo lo de Dios. La humildad de la fe implica defender aquello que a uno le ha sido revelado y respetar lo que a otros le ha sido revelado. Los caminos de Dios son insondables. Lo que Ud. entiende es parte de la verdad que debe entender. Nosotros exponemos algo que es fundamental en nuestra acción de Fe, a saber: que Cristo es el Verbo, y por ende Dios. Que jesús es el Cuerpo de Dios, y que asume calidad de Hombre para Plan del Padre. Que es Cristo, el Verbo, Dios, quién ejecuta los Hecho de Salvación en los Tres Días de la muerte de Jesús, y por ende la Salvación no se halla en la cruz sino en los Tres Dias de Victoria, ni es Jesús el centro de la divinidad sino El Cristo, el Verbo: el Dios Vivo. Por último: cristiandad es además de una calificación de ‘seguidores de Cristo’ una realidad histórica, concreta, plena de apostasía y de negación a la Gracia. Quién sigue a Cristo es un Consagrado En Cristo. Quién sigue a una iglesia o una calificación cultural o religiosa…es un creyente que dispone de su fe según sus propios criterios. Esa es la diferencia entre el creyente en Jesús, y el Consagrado en Cristo, el Dios Vivo, y Salvador Victorioso. En esta ignorancia santa nos congraciamos día a día con el Plan del Reino…que ya está cerca y ya Vive entre Nosotros. Que sea el Espíritu Santo, único Magisterio de Dios, el que le ilumine y bendiga.Gracias por escribir, y le invitamos a discernir con Paz en su Corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: